Un espacio humano: síntesis de las artes y humanismo

El pasado viernes (14 de septiembre de 2012) estuvo con nosotros José Luis Chacón, arquitecto venezolano y profesor de la Universidad de Los Andes, en Mérida. El tema de su charla fue el “aparentemente” tradicional de la síntesis de las artes. El contexto, un viaje de investigación a Canadá para estudiar las políticas de arte público de nuestro país. Y los ejemplos, tres maravillas de la arquitectura venezolana: la Ciudad Universitaria de Caracas, de Carlos Raúl Villanueva, villa Planchart, del italiano Gio Ponti, y el proyecto Alma Mater de instalación de obras de artes en el campus de la ULA.

La conexión de los tres ejemplos se encuentra, precisamente, en el hecho de que todos los proyectos encarnan el ideal de la integración de arte y arquitectura en un solo espacio humano. Y es aquí donde reside la clave del concepto: el espacio sería tanto más humano cuanto mejor concebida fuera esa integración. En los casos de la Ciudad Univesitaria de Caracas y Alma Máter de Mérida, la humanización del espacio adquiere una segunda dimensión por medio de su condición de espacios públicos. Y se podría añadir que la tercera dimensión vendría de la función educativa que ejercen las instituciones que ocupan vitalmente esos espacios.

Por lo tanto, y de manera esquemática, podríamos afirmar que una primera definición del espacio humano nos abocaría a ese tipo de espacios que armonizan arte y arquitectura, son espacios públicos y ejercen una función de transmisión de la cultura.

¿Qué ocurre, entonces, con El Cerrito, con la Villa Planchart, que originalmente fue un proyecto privado para la familia del mismo nombre? Bueno, si pudiéramos usar la condición de fundación cultural que en estos momentos alberga la edificación estaríamos salvados: hoy día reúne las tres propiedades necesarias para definirse como espacio humano. Pero, ¿también cuando fue concebida por Ponti? Sí, y la razón para esta respuesta hay que buscarla en la propia historia del humanismo, tanto en la cultuar clásica como en la renacentista. Se trata del ideal del espacio físico como reducto de la intimidad, el alma del hombre, que en el caso del intelectual y del rey (emperador)-político se manifietsa en la biblioteca o estudio privado. Y eso es lo que encontramos en el diseño original de Ponti para Planchart.

La creación de espacios para el encuentro con la intimidad surge, en realidad, de la articulación armónica de arte (aquello que provoca la reacción emocional y recogida del alma y que no es espectáculo) y arquitectura, es decir, que se trata de otra posibilidad del espacio humano. Y eso lo encontramos en la percepción del ser humano co-presenciando un mosaico en la Ciudad Universitaria como se halla en la lectura de un libro de literatura en el estudio de la villa privada.

Ahora bien, teniendo en cuenta estos elementos, ¿puede un hopsital público ser un espacio humano? ¿Nos falta algún criterio?

This entry was posted in cultura abierta, educación, humanismo, Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

11 Responses to Un espacio humano: síntesis de las artes y humanismo

  1. Silvia Perpiñán says:

    Sin duda un hospital público puede ser un espacio humano. Ya no sólo porque está creado por y para la humanidad, sino también porque puede sintetizar perfectamente el arte con la arquitectura, como sería el caso del Hospital de Sant Pau de Domènech i Montaner. Además, es un lugar ideal para la transmisión de conocimientos, especialmente científicos. ¿Y qué hay más humanista que aunar el arte y la ciencia, la cultura y la utilidad, el avance científico y las cuestiones de fe?

    • José Luis Chacón says:

      Silvia, das un muy buen ejemplo, el de Domenec i Montaner. En la Ciudad universitaria también hay un hospital que contiene algunas obras de arte (no tan interesantes) pero está diseñado como obra de arte, es decir, como espacio pensado para el habitar humano. Las habitaciones, por ejemplo, se abren hacia una terraza de manera que el paciente pueda salir y recibir sol y aire, necesarios para su curación.
      El espacio es siempre humano; cuando es experiencia. Que algunos arquitectos lo hayan concebido así, es un gran logro (una obligación, diría!). Terrible es cuando tantos arquitectos (y constructores) se olvidan de esto, y nos hacen desear poder habitar un espacio humano.

      • Si el caso que menciona Silvia es excelente, pero ¿es una excepción? ¿Sigue lo artístico siendo considerado un añadido, una posible decoración, en lugar de una necesidad para la humanización?

  2. Edgar Yanez says:

    Interesante reflexión sobre los distintos escenarios en los que esa síntesis e integración se dan en los casos estudiados. Me interesa en particular el hecho de que siendo las universidades espacios educativos, la presencia integrada del arte se suma a la experiencia estética, ahora convertida también en experiencia educativa. Si extendemos eso a a Villa Planchart, vemos cómo ahora un espacio inicialmente dedicado al disfrute individual ha comenzado a mostrarse abierto al público. Hay posiciones encontradas en cuanto al papel del arte en la arquitectura, o de la arquitectura como obra de arte, en cualquier caso compro la idea de un arte que es parte de la arquitectura en la medida en la que se suma a experiencias estéticas que ayudan al mismo tiempo a “construir espacios” en la memoria. Allí entonces Arte y Arquitectura llegan a ser edificantes y esenciales ingredientes de la experiencia humana.

  3. Antonio says:

    ¿Por qué el arte humaniza un espacio?

    • Esta es pregunta de tesis, pero como cuestiona los fundamentos de la discusión, hay que discutirla. Lo haré en un post más adelante. Gracias.

      • Humano sí, humanista no. Bueno, yo creo que el arte humaniza porque es una expresión propia de los humanos (aunque hay otras especies animales que también son conscientes de lo que es arte). Personalmente pienso que un hospital puede ser tan humano o más que un museo; no por su arquitectura o su intercambio de conocimiento, sino por la labor que se da en su interior: personas que ayudan a personas.

  4. Joyce says:

    Me parece que no sólo tenemos que jugar con el concepto de espacio público, sino que el de función educativa también tiene que ser un concepto bastante elástico. Función humanizadora, tal vez? Pones el ejemplo del hospital, pero qué pasa con un edificio del gobierno, como un parlamento? Y cuál sería la función educativa de una plaza pública?

    • La función educativa de la plaza pública la veo más clara, o al menos yo la relacionaría con la socialización humana y el aprendizaje de los procesos de socialización en una comunidad dada. de hecho, una cosa interesante es que no todas las culturas tienen plazas públicas, no en el sentido que las conocemos en el mundo hispano. Un ejemplo de esta carencia lo tenemos en la ciudad en que vivimos, y otro sería la deformación terminológica que supone llamar “plazas” a los “centros comerciales” del urbanismo norteamericano (bueno, ahora, de todos sitios).
      Respecto al edificio del gobierno, lo intentaría relacionar con el servicio público, pero me cuesta más trabajo porque los conceptos burocráticos y de gestión se han apoderado de esos centros y edificios, y me resulta difícil encontrar inspiración en el espacio creado para la renovación de pasaportes en CherryHill Mall :).

  5. José Luis Chacón says:

    Me parece extraordinario que la lectura de mi presentación haya tomado el camino del humanismo, del espacio humano. Bueno, el contexto estaba dado para ello.
    Cuando la arquitectura se reconoce insuficiente para saciar la sed de infinito del hombre, entonces el arte interviene. Interviene para decorar (dignificar) o para animar (darle espíritu). Sea esto en privado o en público, el fin es siempre el hombre, con todas sus maravillas y todas sus contradicciones.
    Me alegra pues, que Juan Luis haya tomado esta partida y provocara en varios el interés por ir más a fondo. Mientras haya hombre, habrá siempre arte.
    Mis saludos y agradecimientos.

Leave a Reply to Juan Luis Suárez Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>