9. Búsquedas y consultas

Las búsquedas las puede hacer una máquina, son automatizables y se prestan a la masividad. Todo aquello que sea susceptible de una búsqueda lo hará siempre mejor una máquina. Es como si ya supiera el camino y pudiera ir a muchos sitios a la vez. Las consultas requieren de un trato personalizado, hay que conocer la estructura del terreno y cada ruta es un trabajo de artesanía que requiere de conocimiento. Los seres humanos son buenos para consultar y ser consultados. De hecho, una definición de “profesional” en cualquier ámbito podría ser aquel que es susceptible de ser consultado acerca de lo que ocurre en su ámbito. Además, un profesional, ante una consulta, ofrece la mejor respuesta posible a las circunstancias del caso. Esto conlleva conocimiento e imaginación para proyectar los posibles resultados en otras tantas trayectorias y predecir dónde se cruza mejor con el motivo de la pregunta.
Umberto Eco publicó hace poco un libro sobre la fascinación por las listas. Todas las listas, desde las listas de la compra hasta las que hacemos para ir a la biblioteca o anotar las cosas que quedan por hacer. ¿Por qué las listas? Las listas son tan productivas porque ofrecen un gran rendimiento al problema de las búsquedas: de un vistazo devuelven todas las respuestas posibles y, si la lista en cuestión está adecuadamente ordenada, ofrece no sólo todas las posibles respuestas, sino la respuesta perfecta para la búsqueda de ese momento. El único problema de las listas es que para ser efectivas han de ser muy visuales, es decir, tienen que estar contenidas en una superficie que permita abarcar las respuestas de un vistazo.
En realidad, una lista es una forma de estructurar la información.
Al comienzo de una retransmisión futbolística por TV, dan las alineaciones de los equipos en dos formatos. El primero es una lista que comienza con el portero y solía acabar con el extremo izquierdo. Digo solía porque antes los jugadores que comenzaban un partido vestían las camisetas del 1 al 11 y cada dorsal correspondía con una posición en el campo. No había mucho que descubrir una vez que se conocían los números que vestirían los jugadores: el 2 lateral derecho, el 8 medio centro y el 9 delantero centro. De esta forma, lo que ahora se da como segundo formato, la representación del dibujo de los jugadores en el campo señalando su demarcación, habría sido antes redundante. Este segundo formato se parece más a un grafo o árbol del conocimiento, aunque todavía no nos ponen líneas indicando las relaciones futbolísticas que van a interpretar los jugadores en función de los compañeros.

Imaginemos que en lugar de todas las listas con todas las posibles combinaciones de los dibujos que pueden hacer los entrenadores con sus equipos (sería difícil de buscar porque el carácter inmediatamente visual de la lista que de una vez te devuelve la respuesta habría desaparecido), tuviéramos a un experto en fútbol que conociera de memoria a todos los jugadores así como sus posibles posiciones de juego. A este personaje sabio futbolísticamente le podríamos preguntar, ¿crees que es posible que Juanito Rabanito juegue de interior izquierdo en el Atlético Campillo el año que viene? Y Mr. Fútbol podría responder algo así como: “El Atlético Campillo ya tiene tres jugadores que ocupan esa posición así es que es poco probable que JR juegue allí la próxima temporada”. El experto sabe dibujar los caminos para recorrer las diferentes listas y tablas en las que está guardada la información. Dar el mejor camino para encontrar lo que le pide el aficionado al fútbol es su gran virtud. De una forma u otra, eso es lo que hacen el sabio, el mayor, la madre y el padre. Conocen el mapa, las islas y las autopistas que pueden conectar a éstas, y tienen cierto sentido de la oportunidad, del timing, para acertar con el camino más adecuado en el momento preciso.

Si no tenemos un amigo experto, lo mejor es tener un asistente que nos ayude a construir la posible búsqueda a partir de la pregunta (esto es siempre lo más importante: ¿qué queremos averiguar?). Esto, ayudarnos, es lo que hace el sistema de cosnultas mediante ejemplos QBE (Query by Example) que @versae ha implementado sobre la base de datos baroqueart.cultureplex.ca. Incluso si no sabemos casi nada acerca de arte, podemos jugar con el sistema para ir construyendo “consultas” (no búsquedas, eso es lo que hace Google, buscar de forma muy efectiva entre una gran cantidad de hojas y listas pensando que casi todos los humanos van a buscar lo mismo de la misma manera) a partir de unas nociones muy básicas y cierta lógica intuitiva.

This entry was posted in cultural digital, el humanista digital and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to 9. Búsquedas y consultas

  1. Interesante esto del QBE. ¿Entre las opciones de búsqueda se incluyen las imágenes?. Es decir, ¿puedo buscar imágenes solo a partir de su nombre o tema, o también por asociación con otras imágenes, diagramas, etc? Just a question.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>