8. Creatividad

Los últimos días los hemos dedicado a repasar diversos casos de creatividad en campos tan diversos como el editorial, la cocina, el teatro y la arquitectura. Los ejemplos van desde algo tan cercano en el tiempo y tan sorprendente en sus efectos como el lanzamiento de la Revista Orsai, hasta el cuidado proceso de continua creatividad de elBulli. Entre medias, los casos de Robert Lepage —que manifiesta una gran plasticidad para moverse entre géneros— y los de Digitalia, el proyecto de arquitectura digital de Marjan Colleti, que se mueve entre la exuberancia tecnológica de lo digital y la búsqueda de soluciones arquitectónicas para problemas locales.

Hay cuatro elementos que aparecen en todos estos casos de creatividad:

Investigación: quizás en menor medida en Orsai, aunque habría que discutir si la lectura constante es en sí mismo un proceso de investigación de nuevas formas literarias, pero en todos los otros casos, la creatividad entendida como proceso está ligada a la instalación de un fuerte y sostenido programa de investigación. Los casos más peculiares son los del Taller de elBulli, que ha llegado a la colaboración con científicos de Harvard, y el de Ex-Machina. Haz grandes preguntas acerca del núcleo de tu actividad e intenta responderlas mediante la investigación. Ah, y nunca pares de investigar: es el motor principal que alimenta todo lo demás.

Colaboración: muchos de los trabajos de Digitalia parten de una colaboración entre diferentes autores. La proyección de imágenes para contar la historia de Québec que hace el equipo de Lepage sería inconcevible sin el numeroso grupo de personas que aportan conocimientos y habilidades diversas. El trabajo de elBulli asumió hace tiempo la colaboración como un principio que recoge el talento de cocineros, meseros, diseñadores, investigadores, artistas,… y hasta del público que come en el restaurante. Orsai no sería posible sin un nutrido grupo de escritores, cronistas, impresores, distribuidores, diseñadores y expertos digitales que permiten no sólo la existencia de la revista, sino de una revista de preciosa manufactura que adopta múltiples formas: impresa, iPad, blog, … Una cosa fundamental de estas colaboraciones es que siempre cruzan las disciplinas.

Tecnología: y no sólo digital. Todos los creadores de estos grupos han aprendido a hacer de la tecnología un aliado para la expresividad. En todos ellos se adivina un proceso de cuidadoso acercamiento y progresivo apoderamiento de unos recursos en los que no eran nativos. Si se crea con las manos, con los sentidos, con la imaginación, parece que la tecnología ha aumentado la sensibilidad de los creadores.

Belleza: ¿es la belleza un añadido cuya futilidad se desvela en tiempos de crisis? Todo lo contrario. La búsqueda de una expresión hermosa sigue siendo el punto de partida de todos estos creadores para conseguir ingeniosas soluciones mediante un riguroso proceso de investigación, que depende de la colaboración multi-disciplinar y que se apodera de la tecnología para producir soluciones bellas. La belleza es el principio de todo proceso de creatividad.

Un par de cosas más para terminar este post: ¿estamos ante procesos de creatividad o de  innovación? Normalmente, la distinción tiene que ver con el carácter individual o social del proceso mismo. Si la creación implica novedad, pero además utilidad e impacto social —es decir, ha cambiado las cosas en su ámbito o, incluso, más allá de su ámbito—, entonces estamos ante lo que los expertos llaman innovación. Los cuatro casos estudiados, aunque especialmente Lepage y el Bulli puesto que han transformado radicalmente sus propios campos, combinan magistralmente creatividad e innovación. La razón del éxito reside en la combinación de los cuatro elementos de arriba. Y de una cosa más: la audiencia. Los cambios son cambios en la gente, de la gente. Aquí llegamos a la solución de una de las cuestiones que más hemos debatido hasta ahora, el asunto de las nuevas formas de público y audiencia. Pues bien, en los casos en los que creatividad e innovación se combinan exitosamente una gran parte de la audiencia se ha transformado en comunidad de manera que las ideas se han compartido y difundido de una manera mucho más rápida y permanente. Claro, que si las ideas se comparten, ¿de quién son?

Por último, ¿por qué estos casos no son humanísticos? O sí lo son y es que no sabemos verlo.

This entry was posted in cultura abierta, cultural digital, el humanista digital and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to 8. Creatividad

  1. Definitivamente creatividad e innovación van juntos, por lo menos en los casos estudiados de El Bullli, Ex Machina y Colleti. La creación en colaboración y la adaptación e invención de nuevas herramientas tecnológicas, hace que esas experiencias sean innovadoras. Las respuesta a ¿por qué esos casos no son humanísticos? puede radicar precisamente en la actitud. ¿Se asumen como creadores los humanistas? ¿Está el humanista dispuesto a caer en este ritmo vertiginoso de ensayos y errores, a asumir la experiencia como parte fundamental del proceso? A veces el humanismo critica la frialdad y precisión de las ciencias, sin embargo hoy día estas parecen acercarse más al arte en la búsqueda de la belleza, tenga esta la manifestación que tenga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>